Deshojando margaritas

Tengo una margarita en la mano.

Sí.

La margarita está a 60 centímetros de mi boca. La voy acercando

No.

No puedo dormir por las noches y me autocomplazco pensando en caminos alternativos a los ya recorridos.

Si se hace camino al andar. La mano se levanta. Restan 50 centímetros hasta mis labios

No

Yo camino de espaldas. Pero, ¿Quien ha cambiado el camino ya conocido por mis pies?

Tengo el vaso a 40 centímetros de mi boca. Mis problemas están a 5 días de distancia

No

Que cerca está el vaso, ese vaso inalcanzable. Que lejos, que lejos mis problemas. Esos que acechan por todas partes. Aquellos que me vigilan en las noches borrascosas desde caminos alternativos.

Si

Me perturban los caminos alternativos y las angustias, me persiguen.

No

El vaso esta a 10 centímetros. Mis problemas a 6 años de distancia

Si

Puedo ya oler el aroma de la margarita. Puedo casi saborearla. Puedo casi sentir el paréntesis que rompe el momento y lugar al que estoy encadenado

No.

Ya está. Mis labios se humedecen de margaritas que bajan por mi garganta. Mis problemas se han ido hacia atrás a un lugar remoto de mi pasado. No puedo verlos

La margarita llega a mi estómago. Apenas puedo ver nada.

No

Se me nubla la mirada y mi mente se desvanece. Se desvanece en un mundo que no tiene memoria, ni dudas, ni casa, ni cielo… Se sume en un sueño inmemoriable que no podré contarte cuando despierte al alba en mi cama,

en una mañana borrascosa…

No sé…

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s