Una semana cualquiera

Día 1:

Hoy he bajado al bar que hay en frente de mi casa. Me he sentado en la terraza. En esas sillas y mesas amarillas, mirando al cielo azul. He pedido un café. Me lo he bebido muy lentamente y después de estar dos horas mirando al infinito me marché para casa. Fui feliz.

Día 2:

Hoy he bajado al bar que hay en frente de mi casa. Me he sentado en la terraza. En esas sillas y mesas amarillas, mirando el cielo azul salpicado por alguna nube. He pedido una cerveza. La he bebido a un ritmo moderado. Estaba ligeramente amarga. Después de estar dos horas y media mirando al infinito me di cuenta de que en frente de la terraza hay un edificio marrón y a su lado, un muro que delimita la parcela de una casa. Me fui a casa. Fui feliz

Día 3:
Hoy he bajado al bar que hay en frente de mi casa. Me he sentado en la terraza. En esas sillas y mesas amarrillas, mirando al cielo gris, enladrillado por las nubes. Me he pedido dos cervezas. Me las bebí muy rapido. Y después de estar tres horas mirando a la nada reparé en que el muro que delimitaba aquella casa estaba formado por bloques de hormigón, unos puestos encima de otros. Me fui a casa. Fui feliz.

Día 4

Hoy he bajado al bar que hay en frente de mi casa. M he sentado en la terraza. En esas sillas y mesas amarillas, mirando a un cielo negro, con nubes cargadas de agua. He pedido dos cervezas y un gin tonic. Me las bebí en tres tragos. Después de tres horas y media, me di cuenta de que el muro estaba lleno de grafitis. Y además estaba rodeado de un campo verde. Me fui a casa. Vomité. No recuerdo si fui feliz.

Día 5

Hoy he bajado al bar que hay en frente de mi casa. Me he sentado en la terraza. En esas sillas y mesas amarillas, mirando al cielo más negro aún, con las nubes descargando agua por todas partes. Pedí cinco gin tonics. Me los bebí de dos tragos. Después de estar cuatro horas bajo la lluvia pude ver que el muro había crecido cinco metros y que encima de el habían puesto un alambre de espino. Me levanté para escalarlo, dí dos pasos, vomité y me caí inconsciente en el suelo. Nunca mas regresé a casa.

Día 6

Hoy me he despertado en el mismo bar que hay en frente a mi casa. Estaba tirado en el suelo rodeado por un charco de agua y vómito. Me he sentado en la terraza otra vez. En esas sillas y mesas amarillas. Mirando al cielo. No recuerdo como estaba el cielo. Pero hacía viento. Pedí 10 chupitos de tequila. Me ahogué con ellos.Llevaba cuatro horas y media soportando el gélido viento, cuando me di cuenta de que el muro había crecido otros cinco metros y se había acercado a mi. Robándome el espacio. Sabía que al otro lado estaba la felicidad. Intenté escalarlo, pero solo pude vomitar. Nunca más volví a ser feliz

Día 7

Hoy me he despertado en el mismo bar que hay en frente a mi casa. Estaba sentado en esas sillas amarillas y esas mesas amarillas. No me pude levantar porque el muro estaba justo en la punta de mis pies. Pedí ocho chupitos de absenta y me los bebí de penalty. Llevaba cinco horas sentado cuando miré al cielo y solo pude ver bloques de hormigón. Se me ocurrió que podía retroceder para escalarlo. Pero ya no había espacio para retroceder. Pensé que quizá hubo un día en el que ese muro era solo un simple bordillo. Y me enfadé porque pude haberlo cruzado entonces y no lo hice.

Me quedé sentado llorando hasta que por fin vomité y me quedé dormido.

Y nunca más quise volver a despertar.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s