La vida no es dura, es blanda

Cuando se despertó aquella mañana vio que se aproximaba un tornado. Aún estaba muy lejos pero consideró necesario cavar un sótano bajo su casa. Así que empezó a cavar con sus propias manos. Pronto, éstas se le mostraron inútiles. Las heridas de los dedos, los rasgusños, las uñas quebradas le mostraron la dureza de la tierra y la debilidad de sus manos.

Era increíble que aquella tierra que antaño pisaba y removía con facilidad ahora se le antojara terriblemente resistente. Pero la catástrofe no cesaba en su ruta. Iba directo hacia él. Hacia su casa. Se le ocurría que solo aquel tornado podía haber endurecido tanto el suelo que pisaba ¿O quizá no fuera su ser el que se había ablandado?

Hay que ser muy blando para poder conocer la dureza de la realidad. Solo el hierro fundido puede conocer y soportar los golpes del martillo. En cada golpe contra el yunque el hierro se deforma, mejor dicho se transforma en algo distinto. Algo similar les sucede a los seres humanos y a este fenómeno lo denominamos conocimiento.

Pues bien, antes de la visión de aquel tornado, este hombre no conocía nada. Es más, él no estaba vivo antes de la aparición de aquel tornado. El no fue persona hasta que no vislumbró la catástrofe. Porque antes de eso, el era un hombre duro y el martillo del mundo no había hecho mella sobre el.

Era duro como las piedras y la tierra, que no ríen cuando ven salir el sol, ni lloran cuando algo las golpea, ni temen ni aman. Porque eso es un privilegio de los vivos. Es un privilegio de los blandos. Ahora, mientras esperaba a aquel tornado él se sentía cada vez más blando hasta que llego a tal grado de debilidad que pudo notar el tiempo. Solo el que espera puede sentir la dureza del tiempo.

Al fin la espera terminó y con ella el tiempo y el mundo que lo sustentaba. El tornado derribó la casa que tanto esfuerzo le llevara construír. Y cuándo su alma blanda quedó sepultada entre los escombros le sobrevino el rigor mortis.
Se puso duro, muy duro…

Nunca se le había ocurrido la posibilidad de utilizar una pala.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s